¿Volver al pasado?

Refugiados. Son muchas las personas que se ven obligadas a recorrer miles de kilómetros a causa de un conflicto armado que, en un altísimo porcentaje, no han provocado.

En plena oleada de marchas hacia Europa, son muchas las voces que se alzan contra las políticas invasoras llevadas a cabo por nuestros gobernantes. Sin embargo, son muchas otras las que repudian el carácter solidario y humano que mostramos muchos de nosotros hacia los refugiados; por ejemplo, véanse las declaraciones llevadas a cabo por el primer ministro húngaro[1]. Ante estas afirmaciones y políticas, cabe preguntarse dónde está la Declaración Universal de Derechos Humanos o, simplemente, la capacidad de empatía que debería caracterizar al ser humano por el simple hecho de serlo y que tendría que conllevar la defensa de la dignidad humana, sea de quien sea.

No quisiera hablar de una moral u otra, de si la moral cristiana es mejor que una profesada por un laico, o viceversa. Creo que el problema radica en que la sociedad, en general, ha ido perdiendo poco a poco su principal valor: la humanidad. A su vez, son muchos los que han olvidado que hace más de 75 años demasiados españoles se vieron obligados a huir a países como Francia como consecuencia de la victoria franquista en la llamada Guerra Civil española. Muchos de los entonces refugiados fueron alojados en verdaderos campos de concentración[2] –llamados campos de refugiados [véase en anexo un documental para más información]–, como el de Gurs –por el que también pasaron filósofos y pensadores como Hannah Arendt–, tal y como ahora hace Hungría con todos aquellos que huyen de una guerra ilegítima, no elegida[3].

Hay quién dirá que los refugiados que se encuentran en este tipo de campos al menos siguen con vida y reciben alimento y agua. En cambio, se olvidan de mencionar todas aquellas vidas que los conflictos armados se llevan por delante directa o indirectamente, como consecuencia de la huida de las regiones calientes de la guerra –véase la dramática, y famosa, foto de Aylan, o todas aquellas que muestran a otros niños, mujeres y hombres. Tampoco muestran ni critican las formas en las que son tratados los refugiados, en la mayoría de ocasiones hacinados en dichos campos[4] o durmiendo en estaciones de trenes. No solo eso, sino que se ven forzados a caminar, o a sucumbir a las mafias en muchas ocasiones[5], para recorrer centenares de kilómetros con el fin de llegar a países más prósperos como Austria o Alemania.

Esa es la verdadera realidad que muchos optan por omitir. Cierran los ojos como si nada de todo lo expuesto tuviera nada que ver con ellos. Pero no se dan cuenta que, como he dicho, hace más de 75 años muchos compatriotas estuvieron en la misma situación, que países como España firmaron la Declaración Universal de Derechos Humanos[6] y otros numerosos tratados que favorecen la acogida de refugiados de países en guerra[7]. Ante esto, yo defiendo que no quiero volver al pasado, no quiero experimentar el sufrimiento que sintieron mis antepasados. Quiero mirar hacia el futuro y ver un mundo más humanizado, donde la dignidad humana sea respetada de verdad y la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como todos los tratados internacionales, sean igualmente respetados y defendidos. Estoy seguro que si esto es así, el ser humano tendrá un futuro de verdad y no sucumbirá ante sí mismo por pensar de forma avara e interesada y no en los demás, en todos aquellos seres humanos que sufren –o no– y que comparten dicha categoría.

Anexo:

A continuación se puede encontrar una entrevista en vídeo con un refugiado:

http://www.eldiario.es/desalambre/cruzado-montanas-escapar-Islamico-Siria_0_428007362.HTML

Para conocer más de cerca las condiciones de los refugiados españoles en los primeros meses tras la Guerra Civil española en los campos de refugiados franceses, se pueden visualizar los primeros diez minutos del siguiente documental:

Notas:

[1] Declaraciones del primer ministro de Hungría: http://www.lne.es/internacional/2015/09/03/vengan-dice-lider-hungaro-refugiados/1808910.html.

[2] Veáse el libro de HERNÁNDEZ DE MIGUEL, Carlos, Los últimos españoles de Mauthausen (http://www.edicionesb.com/catalogo/libro/los-ultimos-espanoles-de-mauthausen_3401.html).

[3] Declaraciones de algunos refugiados que ha pasado por los campos húngaros: http://www.eldiario.es/desalambre/campos-refugiados-Hungria-tratado-animales_0_427657697.html.

[4] Véase la anterior nota.

[5] Encontrado camión en Austria con 71 refugiados muertos: http://www.eldiario.es/desalambre/campos-refugiados-Hungria-tratado-animales_0_427657697.html.

[6] Declaración Universal de Derechos Humanos: http://www.un.org/es/documents/udhr/.

[7] Estatuto de los Refugiados de 1951: http://www.acnur.org/t3/el-acnur/historia-del-acnur/la-convencion-de-1951/; http://www.acnur.org/t3/fileadmin/Documentos/Publicaciones/2012/8951.pdf?view=1; y, http://www.acnur.org/t3/fileadmin/scripts/doc.php?file=t3/fileadmin/Documentos/BDL/2001/0005.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s