¿Estamos violando los Derechos Humanos de los pobres?

¿Estamos violando los Derechos Humanos de los pobres del mundo? Sí. Esta es la respuesta que mantiene, y defiende, Thomas Pogge en el libro que lleva por título la pregunta anterior. Sin embargo, no solo contesta afirmativamente tiendo en cuenta numerosos datos, sino que aporta propuestas para solventar ese déficit de DD. HH. que critica en su obra. A continuación se exponen los puntos principales que podemos encontrarnos en el breve ensayo.

INTRODUCCIÓN

¿Qué es una violación de los DD. HH.?

Una violación de los DD. HH. sería un incumplimiento de los mismos y una relación causal por parte de los seres humanos. Se refiere tanto a la violación interaccional (llevada a cabo por agentes humanos) como a la institucional (imposición de arreglos institucionales por agentes humanos). Es decir, una violación de un derecho humano sería un crimen cometido activamente por agentes humanos.

Podríamos preguntarnos, a partir de lo dicho, si ¿un incumplimiento es igual a una violación? Un incumplimiento de un derecho humano pone de manifiesto una violación del mismo solo si hay uno o más agentes que están provocando el incumplimiento del derecho humano en cuestión, incluso cuando podían o deberían haber sabido que su conducta tendría ese resultado.

¿Quiénes son los pobres del mundo?

Según la Declaración Universal de los Derechos Humanos –promulgada por la ONU el 10 de diciembre de 1948– un pobre es alguien que no tiene acceso “a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios[1].

Teniendo este dato en cuenta, ¿cuánta gente se encuentra en una situación de pobreza? Los datos que recoge Pogge entre el año 2003 y el 2013 reflejan que aproximadamente la mitad de la población mundial vive en la pobreza extrema:

  • 780 millones no tienen acceso a agua potable.
  • Casi 2 millones no tienen acceso a medicinas básicas.
  • 1,6 miles de millones no tienen electricidad.
  • 215 millones de niños están sometidos al trabajo infantil.
  • 18 millones de muertes se deben a la pobreza.
  • 775 millones de adultos son analfabetos.
  • 1000 millones no tienen vivienda.
  • 2,5 miles de millones no tiene acceso a un saneamiento adecuado.
  • 868 millones están crónicamente desnutridos.

¿Quiénes están violando los DD. HH. de los pobres?

Después de tener en cuenta todo lo anterior solo cabe una pregunta: ¿quiénes están violando los DD. HH. de los pobres? Nosotros, los ciudadanos de los países desarrollados. Existe un régimen institucional supranacional que, de forma previsible y evitable, produce déficits masivos de derechos humanos. Nosotros, al ayudar a imponer este esquema institucional, estamos violando los derechos humanos de los pobres del mundo.

LOS DERECHOS HUMANOS CON RELACIÓN AL DERECHO Y LA MORAL

Los DD. HH. no son solo parte del derecho, sino que también son una norma moral que todo derecho debe cumplir; a pesar de esto, la legislación de muchos países no lo incluyen. El derecho ha incorporado los DD. HH. de una manera que apunta más allá de sí mismo, a una normatividad que no depende de las leyes para su existencia y que no puede ser modificada o derogada por decreto legislativo o judicial, como los tratados. Esta cuestión se articula en la independencia jurídica del ius cogens, un conjunto de normas que son válidas más allá de la discrecionalidad de los Estados. Generalmente se considera que el ius cogens incluye al menos las normas que prohíben la guerra de agresión, el genocidio, la esclavitud, la tortura, etc.

DERECHOS Y DEBERES

Los DD. HH. imponen a los agentes cuatro tipos de deberes, a saber:

  1. Respetar los propios derechos.
  2. Proteger los derechos.
  3. Proveer o garantizar el acceso a ellos.
  4. Facilitar el cumplimiento de los derechos.

Tanto el deber de proteger como el de proveer, son deberes positivos que requieren de una intervención activa en una situación y que no se pueden cumplir si uno permanece pasivo. Respecto al deber de facilitar el cumplimiento de los mismos, la Observación General 12 dice que “el Estado debe procurar iniciar actividades con el fin de fortalecer el acceso y la utilización por parte de la población de los recursos y medios que aseguren sus medios de vida, incluida la seguridad alimentaria”.

Por tanto, los deberes de facilitar constituyen un añadido crucial que remarca la importancia vital que tiene el diseño de las instituciones para el cumplimiento de los DD. HH.

LA VIOLACIÓN DE LOS DD. HH. COMO UN PREDICADO RELACIONAL Y EL DEBER DE FACILITAR

El concepto de violación de los DD. HH. es un predicado relacional que implica responsabilidades específicas de determinados agentes humanos en lo que respecta al incumplimiento de los propios DD. HH. de las personas. Como ya se ha dicho, las violaciones de los DD. HH. son crímenes que agentes humanos cometen activamente. Estos agentes se deberían identificar y luego convencer para que cambien su forma de actuar o, en caso contrario, para ser detenidos. A partir de aquí podemos distinguir dos tipos de violaciones de DD. HH.:

  • Interaccional: los agentes humanos individuales o colectivos hacen algo que privaría de forma evitable a otros el acceso seguro a los DD. HH.
  • Institucional: los seres humanos diseñan e imponen arreglos institucionales que privarán de forma evitable a los demás seres humanos del acceso seguro a los derechos humanos.

En relación a esta última violación es un crimen el diseño y la imposición de arreglos institucionales supranacionales injustos que previsible y evitablemente causan al menos la mitad de toda la pobreza severa mundial. Consciente o inconscientemente, los teóricos normativos encubren este crimen de dos maneras muy significativas: el enfoque tradicional que consiste en presentar las fronteras nacionales como líneas divisorias morales y que cada Estado es responsable del cumplimiento de los DD. HH. en su territorio y no en los demás.

EL PAPEL DE LAS INSTITUCIONES Y LOS CIUDADANOS

El papel de las instituciones respecto a los DD. HH. es indiscutible. Dependiendo de la organización de las mismas los derechos de sus ciudadanos estarán más salvaguardados o no; es decir, todas aquellas sociedades que estén mal organizadas están poniendo en peligro los derechos humanos de sus miembros.

Según el punto de vista actualmente aceptado, las instituciones sociales de una sociedad tienen un papel destacado en la vida de sus miembros; en consecuencia, el gobierno y la ciudadanía deben mejorar estas instituciones con el objeto de promover tanto la justicia como el cumplimiento de los derechos.

En general, todo ciudadano de una sociedad tiene la obligación de trabajar para que las instituciones sociales sean más justas y la de colaborar en diseñar o imponer instituciones justas sobre otros seres humanos. La primera es un deber positivo de promover la justicia para salvaguardar los derechos y las necesidades de los seres humanos; en cambio, la segunda es un deber negativo.

¿LAS CAUSAS DE LA POBREZA SON SOLO NACIONALES?

El aumento de la desigualdad económica en el interior de casi todos los países no está bajo su propio control, sino que está dirigido por el papel cada vez más importante de las reglas supranacionales. Éstas desempeñan un papel fundamental en la limitación y en la configuración de la legislación nacional y en el gobierno de los mercados internos de bienes, servicios, mano de obra e inversión.

Como ejemplo de la influencia de las normas supranacionales mediadas por la competencia, se debe tener en cuenta que el Tratado de la OMC (Organización Mundial del Comercio), al tiempo que gobierna los mercados mundiales abiertos y competitivos, carece de normas laborales uniformes que protejan a los trabajadores de unas condiciones, en muchos casos, indignas, abusivas y estresantes, con salarios bajos, con horas extras, etc. Es así como se conduce a los países pobres a un círculo vicioso por el que van de mal en peor, ya que, compitiendo por la inversión extranjera, debe superar la oferta de los demás ofreciendo mano de obra más barata y explotable. En las condiciones de globalización de la OMC, los trabajadores no pueden resistir el empeoramiento de sus condiciones laborales porque, si llegan a conseguir mejores condiciones, pueden llegar a ser sustituidos por otras personas, o incluso la empresa se puede trasladar al extranjero.

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

Nos jactamos de que ayudamos a los pobres pero, al mismo tiempo, no nos damos cuenta de que extraemos cantidades más grandes de recursos de países pobres sin compensarlos verdaderamente por ello.

Este problema, el de la pobreza, puede solventarse a través de grandes incrementos en la ayuda al desarrollo, pero esta compensación continua no es rentable ni sostenible. Desarrollar reformas institucionales que reduzcan estos obstáculos es mucho mejor, y con el tiempo se consigue. Esto significaría ver el problema de la pobreza mundial no como una preocupación propia del especialista que está al margen de la gran política, sino como una consideración importante en todas las decisiones relacionadas con el diseño institucional.

Las actitudes de los ciudadanos tienen mucha importancia. Si los ciudadanos de los estados occidentales se preocupasen por evitar la pobreza, también lo harían sus representantes políticos. Los ciudadanos pueden compensar su parte del daño por el que su país es responsable apoyando, por ejemplo, organismos internacionales eficaces u organizaciones no gubernamentales.

Tenemos el deber de no colaborar en diseñar o imponer instituciones sociales que de forma previsible causen un déficit de DD. HH. que sea razonablemente evitable a través de mejores instituciones, a menos que compensemos plenamente nuestra parte del déficit evitable de DD. HH.


Notas:

[1] Declaración de los Derechos Humanos G. A. Res. 217 (III) A, art. 25. U. N. Doc. A/Res. 217 (III) (10 de diciembre de 1948).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s