Las diferencias en el deporte.

Las diferencias que encontramos a diario en el mundo deportivo son muchas y muy diversas. Por lo general, todas se centran en el sexismo o en la mayor importancia que los medios de comunicación ofrecen a unos deportes frente a otros. ¿Es esto justo? ¿merecen unos deportistas más reconocimientos que otros? ¿por qué el foco de atención son los deportes más populares, como el fútbol o el baloncesto?

En primer lugar, destacaremos el sexismo que existe en este tipo de prácticas. Mayoritariamente, los equipos masculinos cuentan con mayor representación y visibilidad que los femeninos, pero, ¿por qué? En ocasiones se dice que el esfuerzo que debe hacer un hombre para acceder a la élite deportiva es mucho mayor que el que debe realizar una mujer, pero en mi opinión, esto es completamente falso. Es cierto que entre los clubes masculinos hay mucha competitividad y es complicado ser seleccionado para equipos destacados, pero también debemos tener en cuenta otro aspecto: el deporte femenino está muy infravalorado, por lo que los equipos, ligas y competiciones son también muy reducidos. Las chicas, por lo general, tienen que trabajar más aún si cabe para lograr ser deportistas de renombre en ciertas disciplinas tradicionalmente masculinas, como el fútbol o el baloncesto. Además, durante los Juegos Olímpicos de Río, también vivimos episodios de discriminación: muchas de las deportistas olímpicas que obtuvieron reconocimientos, consiguieron su representación en los medios con titulares del tipo “la mujer de X obtiene un oro en la prueba de Y”. ¿De verdad es necesario identificar a estas mujeres aludiendo a la persona con la que ellas, libremente, han decidido compartir sus vidas?

Por otro lado, podemos hablar de la poca visibilidad de la que gozan los deportes minoritarios o menos conocidos, como la gimnasia rítmica o el patinaje artístico. Todos hemos oído hablar del poco reconocimiento que obtuvo Javier Fernández López, un patinador con un palmarés envidiable a este nivel. Ha obtenido numerosas medallas de oro tanto en campeonatos nacionales como internacionales, pero las cadenas deportivas solo le han dedicado escasos segundos de su programación. Un caso similar fue el de Mireia Belmonte cuando, tras ganar un oro, le preguntaron sobre su opinión por temas futbolísticos, ocultando así gran parte del eco de su victoria.

Además, dentro de los informativos deportivos, se dedica tiempo a temas superfluos e incluso absurdos acerca de jugadores de equipos grandes, mientras que se dejan de lado noticias realmente importantes que conciernen a equipos minoritarios o con aficiones más pequeñas. En ocasiones se llega a hablar de temas personales de los deportistas solo porque son “ídolos” y “referentes” de muchas personas, mientras se dejan de lado sus logros deportivos. También es importante que destaquemos que muchos jugadores han tenido que optar por ligas extranjeras (sobre todo la NBA en baloncesto) para que alguien reconociera sus logros.

Relacionado con este tema, os dejamos una entrada anterior del blog: ¨Ética y deporte”, de Pérez Triviño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s