Esbozo sobre ‘Terrorismo: fundamentalismo y medios de comunicación’

En un mundo cada vez más globalizado son numerosos los actos terroristas que se producen. Desde hace relativamente pocos años, este clima de terror se ha incrementado con la aparición de nuevos y numerosos grupos fundamentalistas como, por ejemplo, el llamado Estado Islámico o Boko Haram. Ante esta situación, solo cabe preguntarse lo siguiente: ¿qué motivos se esconden bajo estos actos? ¿Tienen los medios de comunicación algo que ver en el auge de estos movimientos?

El terror se ha utilizado, desde su origen en la Revolución Francesa, a lo largo de la historia en infinidad de ocasiones para lograr gran cantidad de objetivos. ¿Qué se entiende, por tanto, por ‘terrorismo’? Podemos definirlo como el “uso de la fuerza o la violencia contra personas o bienes a los efectos de la intimidación, la coacción o el rescate”[1]; más concretamente, “constituye un intento de privatización de la violencia en nombre de una moral o de una ideología regeneradora. La finalidad del acto terrorista es exigir comportamientos forzados en cuanto a la aceptación de condiciones políticas, económicas, de soberanía, religiosas…”[2].

¿Por qué los terroristas fundamentalistas intentan imponer mediante el uso de la violencia sus propias creencias, su visión del mundo? Coexistimos en un mundo multicultural donde conviven a la vez numerosas religiones con su propia concepción de la vida; sin embargo, es la cultura occidental la que parece imponerse sobre el resto, la que suele considerarse superior. En cambio, esto no tiene por qué ser ciertamente así; según Žižek, “el terror de los fundamentalistas islámicos no se basa en la convicción de los terroristas de su superioridad y en su deseo de salvaguardar su identidad cultural y religiosa […]. El problema con los fundamentalistas no es que los consideremos inferiores a nosotros, sino, más bien, que ellos mismos se consideran secretamente inferiores. […].  El problema no es la diferencia cultural (su esfuerzo por preservar su identidad), sino el hecho opuesto de que los fundamentalistas son ya como nosotros, de que, secretamente, ya han interiorizado nuestros valores”[3].

La cuestión, por tanto, estriba en el hecho de que son los propios terroristas los que toman como referencia nuestras categorías del mundo para defender sus propias creencias. Esto hace que, en un mundo cada vez más globalizado, sea mayor el auge de estos actos como consecuencia de esa comparación entre culturas bajo un mismo criterio que provoca no el respeto y la tolerancia, sino el odio hacia esa sociedad vista como “superior”. Bauman lo plantea de la siguiente manera:

La gente que se siente insegura tiende a buscar febrilmente un blanco sobre el que descargar la ansiedad acumulada para recuperar así la confianza perdida aplacando al sentimiento desagradable, espeluznante y humillante de la impotencia.[4]

Según Habermas, los grupos terroristas están “dispersos globalmente, organizados en redes que siguen los principios de los servicios secretos”[5]. Es decir, el terrorismo llevado a cabo por los grupos fundamentalistas está “altamente organizado, mediante estructuras propias, y haciendo espacial [sic.] uso de los medios de comunicación…”[6] se basa en un modelo de internacionalización deslocalizado en el cual los grupos terroristas están interconectados para lograr un objetivo común: imponer sus visión –religiosa– del mundo. Es aquí donde los medios de comunicación tienen un papel destacado pues, actualmente, “los actos terroristas se planifican no tanto en función de los daños que provocan sino en su repercusión mediática”[7].

Los terroristas siempre calculan las repercusiones mediáticas de sus actos, la posibilidad de ganar atención de los medios […] el terrorismo constituye hoy un espectáculo al alcance de todos gracias a los medios de comunicación. Las muertes provocadas por los terroristas son “muertes firmadas”, ya que el terrorista ha exigido desde el principio, mediante el reconocimiento de su autoría, que esa muerte lleve su nombre. […].[8]

La propaganda llevada a cabo de forma involuntaria por los medios de comunicación es un factor que tiene cada vez mayor importancia en los actos terroristas como demuestra el fragmento anterior. Los fundamentalistas hacen uso de este instrumento y se organizan en torno a él. Solo buscan publicidad de sus actos, imponer sus creencias –su visión del mundo– a través de la difusión de todo tipo de imágenes sobrecogedoras que horroricen al resto de sociedades, que hagan temblar los pilares fundamentales sobre los que se asientan, con el único objetivo de imponerse sobre ellas:

La radicalidad insólita del EI –Estado Islámico– reside en el hecho de que no enmascara su brutalidad, sino que la despliega abiertamente: decapitaciones transmitidas por los medios de comunicación, esclavitud sexual admitida y justificada…[9]

Referencias:

[1] MONTALVO ALBIOL, Juan Carlos, “Terrorismo, información y derechos humanos” en Universitas: Revista de filosofía, derecho y política, ISSN-e 1698-7950, Nº. 15, 2012, págs. 91-124; p. 95

[2] Ibíd., p. 96

[3] ŽIŽEK, Slavoj, Islam y modernidad. Reflexiones blasfemas. Barcelona: Herder Editorial, 2015, 84 páginas; pp. 18-19.

[4] BAUMAN, Zygmunt, “Terrorismo y religión”, en Minerva: Revista del Círculo de Bellas Artes, ISSN 1886-340X, Nº. 6, 2007, págs. 32-36; p. 36.

[5] HABERMAS, Jürgen, El Occidente escindido. Pequeños escritos políticos, recogido en BONETE PERALES, Enrique (ed.), Poder político: límites y corrupción. Madrid: Cátedra, 2014, 300 páginas.

[6] MONTALVO ALBIOL, Juan Carlos, Op. cit., p. 97.

[7] Ibíd., p. 105.

[8] MONTALVO ALBIOL, Juan Carlos, Op. cit., pp. 101-102.

[9] ŽIŽEK, Slavoj, Op. Cit., p. 30.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s