Glosario: partes de los libros

Seguimos conociendo el libro a través de un nuevo glosario, el anterior dedicado a las clases de libros, donde se recogen los elementos que podemos encontrarnos en la encuadernación.

B

Barbas

  1. Cada uno de los filamentos que quedan en las orillas del papel de tina o papel artesanal. Se usa en plural.
  2. Desigualdades que quedan en las hojas de un libro cuando no está cortado con guillotina.
  3. Bordes del pliego de papel.
  4. Irregularidad en las hojas de papel.

Bigote

  1. Filete ahusado o combinado con otros que se utiliza como adorno o para separar dos partes de un texto. Fundamentalmente se utiliza en el lomo de un libro y sirve para separar el nombre del autor del título del libro.

Bollones o bullones

  1. Solían colocarse cuatro o cinco bullones, normalmente son de cabeza semiesférica, en el plano o tapa de delante y otros tantos en el de detrás, uno en cada ángulo si eran cuatro y uno más en el centro si eran cinco. Se utilizaban especialmente en los libros de coro, por sus grandes dimensiones, o en cualquier otro libro fundamentalmente hasta la Edad Media. También tienen la función de proteger el libro.

Botonera

  1. Sistema de cierre de los libros, sobre todo antiguos.

Broches

  1. Conjunto de piezas, generalmente de metal y a veces provisto de llave, que se fijan en las tapas y se enganchan la una en la otra para que sirvan de cierre de libros voluminosos.

C

Cabeza

  1. Parte superior del libro.
  2. Conjunto de hojas de la parte superior del libro.

Cabezada

  1. Antiguamente, cordel con que se cosen las cabezas de los libros. Puede ser de tipo industrial o manual.

Cabujones

  1. Viñeta pequeña destinada a servir de cabecera y final en los libros.
  2. Elementos metálicos que van colocados en las esquinas y en el centro de un libro.
  3. Piezas similares a los bollones.

Calderón

  1. Sinónimo de antígrafo.
  2. Signo topográfico utilizado para marcar la separación entre párrafos.

Camisa

  1. Forro con que se cubre provisionalmente el libro que aún no tiene tapas mientras se encuaderna y decora.
  2. Funda que se coloca en el libro para proteger la encuadernación.

Cantos

  1. Corte de las tapas de un libro, que se corresponde por parejas con cada uno de los tres cortes de las hojas.

Carátula

  1. Parte exterior de un libro encuadernado en tapas o en rústica.
  2. Cubierta de un libro.

Casillas

  1. Parte que divide la cabecera de un cuadro, estado o tabla y que contiene la información relacionada con la columna a cuya cabeza se halla.
  2. División que, generalmente, aparece en el lomo del libro.

Ceja (o cejilla)

  1. Pequeño excedente de la tapa alrededor del corte de los libros encartonados. También constituye una eficaz protección de la zona del libro.
  2. Borde excedente de la tapa del libro que sobresale alrededor de los cortes.

Cierres

  1. Pieza o conjunto de piezas que se colocan próximas en el corte delantero de las tapas para mantener cerrado el libro.

Contracantos

  1. Parte de la contratapa que comprende la ceja y el margen del lomo, que en las encuadernaciones artísticas suele dorarse o gofrarse.

Contratapa

  1. Contracubierta en los libros encartonados.
  2. Parte interior de la tapa del libro.

Cortes

  1. Superficie que presenta al exterior el conjunto de los cortes de las hojas de un libro. También se refiere a cada una de las tres caras del volumen donde aparecen los bordes no cosidos ni encolados de los cuadernos.
  2. El corte puede ser delantero, parte opuesta al lomo; de cabeza, parte superior; y de pie, parte inferior. Cuando es redondo el corte delantero adopta forma de teja, canal o media caña

Cosido

  1. Uno de los procesos de producción de la encuadernación. Ésta puede ser de alambre (abrochado, pegado) o a hilo.
  2. Unión de los cuadernillos que conforman el cuerpo del libro.

Cubierta

  1. Forro de papel que cubre el libro en rústica. Parte exterior de un libro encartonado que consta de dos piezas de cartón recubiertas de papel, piel, tela, etc.
  2. En la encuadernación rústica son los planos y el lomo de papel con que se forra el libro. La cubierta anterior suele llevar el nombre del autor, el título y el pie editorial. En los libros encartonados la cubierta también se denomina taba o tabla.

D

Decoración

  1. Operación que consiste en adornar las tapas, lomos, cortes de los libros con tejuelos, viñetas, filetes, florones, títulos, etc., ya sean dorados, jaspeados, vetados, etc., tanto impresos como aplicados.

Digitales

  1. Conjunto de muescas o ranuras generalmente redondeadas que se disponen escalonadamente en el corte delantero de un libro para indicar en qué punto comienza una división de la obra. Se utilizan sobre todo en los diccionarios.

Dorado

  1. Arte de ornamentar las tapas de los libros mediante la estampación de los títulos, grabados, viñetas, etc., a los que se aplica oro fino, plata o paladio.

E

Edición

  1. Impresión de una obra o escrito para su publicación.
  2. Conjunto de ejemplares de una obra impresos de una sola vez con un solo molde.
  3. Conjunto de operaciones mediante las cuales se obtiene un producto impreso, normalmente un documento, revista o libro y que se distribuye después en el mercado.

Edición de libros

  1. Conjunto de operaciones que se llevan a cabo, desde la preparación del contenido hasta la distribución, para crear una obra y hacerla llegar a sus lectores.

Edición en línea

  1. Edición o corrección de textos llevada a cabo por un redactor o subredactor en un terminal que está enlazada directamente con el sistema central de composición.

Edición facsímil

  1. Reproducción exacta, por cualquier procedimiento, del texto e ilustraciones de un determinado ejemplar impreso o manuscrito.

Edición príncipe

  1. La primera, cuando se han hecho varias de una misma obra. Se utilizan especialmente en el caso de libros impresos antiguos.

Edición según demanda

  1. Sistema de edición por el que se imprimen los libros o documentos, de uno en uno, cada vez que existe la necesidad de una copia y utilizando la memorización existente en un ordenador sobre su contenido. Se ahorra la inversión característica del stock del producto terminado.

Embutido

  1. Labor que consiste en decorar las tapas con trozos de cuero de varios colores, disimulando los empalmes con dorados y dibujos artísticos.

Encuadernación

  1. Acción o efecto de encuadernar.
  2. Manera de estar encuadernado un libro.
  3. Arte del encuadernador.
  4. Departamento de una industria gráfica que lleva a cabo las operaciones de acabado (como, por ejemplo, corte y plegado) del material impreso y, también, las de confección del producto final en la forma o cohesión requeridas.
  5. Parte externa del libro.

Encuadernación a la americana

  1. Tipo de encuadernación en el que la costura es sustituida por el encolado del lomo, habiendo sido cortadas previamente las hojas por este lado. Para conseguir mayor consistencia se puede fresar el corte del lomo o realizar serraduras para meter por él cordeles antes de su encolado. Se aplica frecuentemente de manera industrial a grandes tiradas de libros de poco valor, aunque también puede realizarse artesanalmente. Las colas que aplican suelen ser colas calientes de secado rápido en los procesos industriales o colas plásticas en frío con parecidas características. También se denomina encuadernación arráfica o encuadernación sin costura.

Encuadernación a media piel

  1. Estilo de encuadernación en la cual la cobertura de las cubiertas está solo mejorada en una parte mediante un material de piel o imitación.

Encuaderanción al cuarto

  1. Método de encuadernación en tapa dura en la cual se emplean dos materiales diferentes, uno para las cubiertas frontal y posterior y otro para el lomo de un libro. Por ejemplo, tejido piel en el lomo y cartón o cartulina en la parte frontal y posterior.

Encuadernación árabe

  1. Tipo de encuadernación islámica realizada en el ámbito territorial del Islam medieval. Las más antiguas muestras que se conservan están realizadas sobre tapas de madera recubiertas de piel, marfil o la propia madera decorada. Lo más frecuente es el uso de piel sobre cartón obtenido empastando hojas de papel. El cartón fue una de las novedades introducidas por los encuadernadores árabes junto con el empleo de pan de oro para dorar con hierros en caliente.

Encuadernación cartoné

  1. Cuando el libro cosido o encolado, está forrado por una cubierta de cartón pegada al lomo.

Encuadernación con adhesivo

  1. Tipo de encuadernación en la cual se cortan las hojas por el lomo y se mantienen unidas gracias a la aplicación de adhesivo en esa zona.

Encuadernación con canutillo

  1. Forma de encuadernación mecánica en la cual se conjuntan las páginas por medio de un elemento plástico circulas con aspecto de «peine» cuyas púas entran en taladros previamente realizados en el papel.

Encuadernación con grapas

  1. Sistema de fijación de las diversas hojas que componen un producto gráfico que se basa en el elevamiento de pequeños elementos metálicos debidamente doblados por la parte interior del lomo.

Encuadernación con tapa blanda

  1. Tipo de encuadernación cuyas portadas acostumbran a ser de cartulina flexible y continuando el mismo material en la parte del lomo.

Encuadernación con tapa dura

  1. Expresión que se refiere a aquellas publicaciones no encuadernadas en rústica o tapa blanda sino mediante el proceso clásico de cosido y tapa rígida.

Encuadernación de a dos

  1. Operación de encuadernación en la que se cosen o se encolan los lomos en bloques de dos unidades, incluyendo la colocación de las cubiertas dobles para cortar después por el centro y disponer de libros individuales. De esta forma, especialmente cuando el formato es pequeño, se obtiene una doble producci´n con las mismas operaciones.

Encuadernación de abanicos

  1. Estilo decorativo de encuadernación cultivado desde el último tercio del siglo XVI a la primera mitad del siglo XVIII que se enmarca dentro de los estilos barrocos. Se caracteriza principalmente por la decoración de las tapas con figuras que se parecen a las varillas de un abanico desplegado, realizadas con hilos rectos y arquillos o motivos vegetales de tallo largo, colocados formando un motivo circular central, y cuartos de abanico en el interior de las esquinas, todo ello enmarcado por hilos o ruedas de estilo renacentista que orlan la tapa y ejecutados en dorado. Estilo cultivado principalmente en España, Italia, Francia e Inglaterra.

Encuadernación de abertura plana

  1. Aquel tipo de encuadernación cuyo lomo permite una abertura total de las páginas quedando el documento abierto totalmente por cualquiera de esos puntos. Éste es el caso de la encuadernación con espiral o con canutillo.

Encuadernación de plástico

  1. Forma de encuadernación mecánica que utiliza tiras de plástico, peines o canutillos en lugar del característico cosido.

Encuadernación en espiral

  1. Método mecánico de encuadernación en el cual se utiliza un alambre o plástico con espiras que se introduce por una serie de agujeros uniformemente espaciados y previamente realizados en el borde interior de las hojas.

Encuadernación en rústica

  1. Tipo de encuadernación cuyas portadas acostumbran a ser de cartulina flexible y continuando el mismo material en la parte del lomo.

Encuadernación en tela

  1. Encuadernación de tapa dura que, en este caso, incluye material tejido.

Encuadernación encolada

  1. Tipo de encuadernación en el que las hojas constituyentes de un libro o documento se alzan en orden y se encolan por el lomo donde después se adhiere una cubierta. La cola mantiene unidas las páginas y la cubierta. Después de la encuadernación, los tres bordes no encolados se recortan.

Encuadernación entera

  1. Estilo de encuadernación en la cual el material de las tapas es de una sola pieza, toda ella del mismo material.

Encuadernación flexible

  1. Cada uno de los tipos de encuadernación cuyo lomo, normalmente de adhesivo, permite una abertura notable en cualquier punto de la publicación, siendo el lomo el que se flexibiliza.

Encuadernación fresada

  1. Tipo de encuadernación, normalmente rústica, que mejora la solidez del lomo creando pequeñas muescas donde puede penetrar la cola para fijar mejor las hojas por el lomo.

Encuadernación Holandesa

  1. Cuando el lomo y la parte más cercana a él están forradas con piel, mientras que el resto de la tapa está forrada en papel, cartón o tela. Si la piel forra las puntas de la tapa se denomina holandesa puntas o encuadernación a la alemana.

Encuadernación Pasta española o Pasta Valenciana

  1. Las tapas y el lomo están forradas de piel de cordero o cerdo, teñida de color marrón claro y decoradas con jaspe salpicado. En la pasta valenciana la piel se arruga antes de teñirla para ofrecer un jaspeado más rico.

Encuadernación pergamino

  1. Cuando las tapas y el lomo se hallan forrados de pergamino.

Encuadernación Pergamino flexible y a la romana

  1. Cuando el pergamino se aplica sin sostén. Se denomina a la romana cuando el pergamino está reforzado en su interior con cartón.

Encuadernación Piel

  1. Cuando las tapas y el lomo están forrados de piel, generalmente trabajada.

Encuadernación Rústica

  1. Cuando el libro cosido o encolado, está forrado por una cubierta de papel pegada al lomo.

Encuadernación Tela o Tela editorial

  1. Cuando las cubiertas se cartón están forradas de tela.

Entrenervios

  1. Espacio comprendido entre dos nervios sucesivos del lomo de un libro.
  2. Cada uno de los espacios comprendidos entre dos nervios del lomo de un libro encuadernado.

Exlibris

  1. Indicación, en el colofón de un códice, en la que se hacía constar quien era el dueño de la copia.
  2. Cédula generalmente con un grabado artístico, que se pega al reverso de la tapa de los libros, o en la portadilla, etc., para indicar quién es el dueño del volumen.
  3. Etiqueta impresa que acredita la posesión de un libro y que generalmente va pegada en el interior de la tapa.
  4. Marca de propiedad con forma de grabado pequeño. Se suele colocar en la contratapa (parte interna del libro).

F

Filete

  1. Trazo impreso o dibujado de dimensiones variables, pero más largo que ancho.
  2. Adorno de línea muy fina recta o curva única o repetida que forma recuadros u otras figuras, que los encuadernadores trazaban con una paleta o con una rueda en frío o al fuego, en seco o con incrustaciones de oro, en las tapas de los libros encuadernados en piel.
  3. Decoración en línea recta.

Florón

  1. Ornamento en forma de flor, hoja u otro adorno similar con que los encuadernadores embellecen la tapa o el lomo de los libros.

Foliación

  1. Numeración por una sola cara.

G

Gofrado

  1. Acción y efecto de gofrar (estampar en seco dibujos o motivos en relieve o en hueco sobre papel o sobre tela, piel, etc., de una encuadernación).
  2. Similar al ‘dorado’ pero sin utilizar el oro.
  3. Estampación en relieve o en hueco entintada o en seco que sirve para enriquecer, completar o sustituir la impresión propiamente dicha.

Gracia

  1. Forma que adquiere el acabado de los extremos del lomo en su unión con las tapas.
  2. Pequeño rebaje que posibilita que no se rompa la piel en las tapas.

Guarda

  1. En los códices, hoja que se deja en blanco o se añade al principio o al final para la protección del volumen.
  2. En los códices, anverso de la primera hoja de un volumen cuando el texto comienza en el dorso.
  3. Cada una de las dos hojas de papel dobladas por la mitad y generalmente en blanco que ponen los encuadernadores al principio y al final del libro encartonado.
  4. Hojas que coloca el encuadernador dobladas por la mitad para unir el libro y la tapa. Son de un papel más grueso y fuerte que el del cuerpo del libro.
  5. Hoja doble, del mismo tamaño que el libro, que une el cuerpo del libro con la encuadernación.

L

Libro

  1. Conjunto de hojas que pueden ir sueltas o que van cosidas que van protegidas mediante una encuadernación. Para poder imprimirse necesitan un Depósito Legal, ISBN.
  2. Es una reunión de hojas de papel, o de otro material, ordinariamente impresas o manuscritas, unidas entre sí, bien pegadas o cosidas, formando un volumen que va protegido con cubiertas (encuadernación) de cartulina, cartón, tela, material plástico, piel, pergamino, etc. Encontramos dos partes: encuadernación y cuerpo del libro (hojas).
  3. Conjunto de hojas de papel, papiro, pergamino, vitela u otra materia escriptoria, manuscrita o impresa, que unidas en el lomo por medio de cosidos, encolados, anillado, etc., con cubierta de madera, cartón, carboncillo, pergamino, cartulina, papel u otro material, forman un volumen.
  4. Obra impresa o manuscrita no periódica que consta de muchas hojas (más de 49) de papel, pergamino, vitela u otro material, cosida o encuadernada que se reúne en un volumen. Puede ser científica o literaria. Cada una de las partes de dicha obra y los códigos y leyes de gran extensión.

Lomo

  1. Parte del libro opuesta al corte delantero donde se cosen o pegan los pliegues.
  2. Parte de un pliego doblado para su encuadernación donde se colocan el filete, marca opuesta a la que corresponde el corte.
  3. Conjunto de los lomos de los pliegos que forman un libro ya cosidos o encuadernados.
  4. Canto de la encuadernación de un libro.
  5. Parte exterior comprendida entre los planos donde se cosen o pegan los cuadernillos del libro.
  6. Parte del libro encuadernado en la que van fijadas las páginas y con la que se une la cubierta frontal con la posterior.

M

Manezuela (broche):

  1. Sistema de cierre.
  2. Conjunto de dos piezas, generalmente de metal y a veces provisto de llave, que se fijan en las tapas y se enganchan la una a la otra para que sirvan de cierre de libros voluminosos.

Media caña

  1. Corte acanalado opuesto al lomo.
  2. Corte delantero y acanalado de un libro encartonado.

Mosaico

  1. Tipo de encuadernación que consiste en aplicar a las tapas de los libros un trozo de piel finamente cifrada y de diferente color que el de la cubierta, formando calados cuyos contornos se adornan con un filete o rueda o se adornan con filetes gofrados superpuestos.

N

Nervios

  1. Cada una de las cuerdas, cordeles o bramantes trasversales que se colocan en el lomo de un libro y a los que se anudan los hilos con que se cosen los pliegos al encuadernarlos.
  2. Saliente que estos cordeles producen en el lomo una vez encuadernado el libro.
  3. Son las cuerdas, cordeles o bramantes que se colocan en el lomo del libro para reforzar la encuadernación y que producen unos salientes una vez encuadernado. Originariamente estaban hechos con nervios de caballos u otros animales, en la actualidad suelen ser unas tiras de cartón que se pegan y cruzan al lomo transversalmente para una vez forrado por la piel mejorar el aspecto estético del libro.

P

Paginación

  1. Numeración por las dos caras.

Planos

  1. Cara anterior y posterior de las encuadernaciones en cartoné o media tela.
  2. En el papel que las recubriese, imprime la apertura y la cubierta y la página de cierre o posterior.
  3. Es cada cubierta o cara del libro, anterior y posterior.

Pie

  1. Espacio en blanco que queda en la parte inferior de cualquier papel.
  2. Parte inferior de una página, entre la última línea de la caja de composición y el corte del papel.
  3. Parte inferior de una columna, grabado, cuadro o tabla, figura, etc.
  4. Parte inferior de un libro, página o columna.

R

Redondeado

  1. Proceso manual que consiste en redondear el dorso del libro, cuya curvatura no solo sea una exigencia estética, sino que permita que el libro pueda abrirse y cerrarse bien.

Registro

  1. Documento generalmente informal de volumen encuadernado, que contiene la inscripción regular de información homogénea en orden cronológico o alfabético.
  2. Documento de archivo informal de volumen.
  3. Libro o cuaderno donde se anotan ciertas cosas para que consten permanentemente.
  4. Colocación exacta de las imágenes, bien sea en relación a las imágenes en otros pliegos de prensa o en relación con una imagen ya impresa en ese mismo pliego.
  5. Elemento que sirve para marcar o buscar una parte determinada del libro.

Repujado

  1. Acción y efecto de repujar.
  2. Obra repujada.
  3. En encuadernación, procedimiento de decoración que consiste en trabajar el cuero mediante un buril o punzón especial para realizar huecos y relieves.
  4. Decoración en relieve.

S

Sobrecubierta

  1. Véase camisa.
  2. Tira amplia de papel resistente generalmente estucado que se coloca sobre las tapas o la cubierta de un libro sin adherencia a él.

Señuelo

  1. Véase registro.
  2. Elemento que sirve para marcar o buscar una parte determinada del libro.

Superlibris

  1. Exlibris estampado en el plano anterior de la encuadernación, es decir, en la parte externa del libro.

Sombrero

  1. Elemento decorativo que protege la cabezada.

T

Tapas

  1. Cada una de las dos superficies planas y rígidas que forman parte de la encuadernación de un libro.

Tejuelo

  1. Cuadradito de piel, tela, papel, etc., que se pega al lomo de un libro para poner rótulo o título. Recibe el nombre de tejuelo tipográfico.
  2. El rótulo mismo, aunque no sea sobrepuesto sino impreso directamente en el material que recubre el lomo.
  3. Etiqueta que se pega en el lomo de un libro, portadora de una información sobre el mismo. Esta información pude ser la signatura topográfica, es decir, el signo o código que indica la localización del documento en la biblioteca, el nombre del autor y el título. Recibe el nombre de tejuelo topográfico.

Tomo

  1. En la Antigüedad, acto de recortar las hojas o diplomas para, una vez igualadas, proceder a su encuadernación.
  2. Cada una de las partes en que puede dividirse una obra para ordenar su contenido.
  3. Cada una de las partes con paginación propia y encuadernadas, por lo común separadamente en que se dividen las obras impresas o manuscritas de cierta extensión con el fin de facilitar su manejo y constituye un todo único. Es, por tanto, la unidad racional e ideológica que hace el propio autor de la obra o el editor, y significa una parte del contenido o materia de la misma.

V

Volumen

  1. Rollo sobre el que el texto se escribe perpendicularmente al eje de enrollamiento en una sucesión de bloques de líneas de igual longitud separadas por espacios en blanco.
  2. Unidad constituida por un conjunto de cuadernos unidos por la encuadernación, sea este conjunto homogéneo o heterogéneo, independiente o parte de un todo.
  3. Cuerpo material del libro que se presta encuadernado y que puede constar de uno o varios tomos, independientemente de su unidad temática. Cuando un tomo, por su extensión, resulta incómodo en su manejo se puede subdividir en varios volúmenes, y por el contrario distintos tomos de una obra pueden encuadernarse en un solo volumen para facilitar su consulta y lectura.
  4. Frecuentemente aparece como sinónimo de tomo.

 

https://i1.wp.com/blog.tsedi.com/wp-content/uploads/2017/03/partes-del-libro-tsedi.png

Fuente: http://blog.tsedi.com/partes-del-libro/

 

Referencias

  • ArteHistoria [en línea]: http://www.artehistoria.com/ (24/09/2016)
  • La fábrica de libros, Diccionario del libro y su fabricación [en línea]: http://www.lafabricadelibros.com (24/09/2016).
  • MARTÍNEZ DE SOUSA, José. Diccionario de bibliología y ciencias afines. Madrid: Ediciones Pirámide, 1989.
  • MARTÍNEZ DE SOUSA, José. Diccionario de bibliología y ciencias afines. Madrid: Ediciones Pirámide, 1993 (2ª edición).
  • MARTÍNEZ DE SOUSA, José. Diccionario de bibliología y ciencias afines. Madrid: Ediciones Trea, 2004 (3ª edición).
Anuncios

Glosario: clases de libros

Estamos rodeados de libros, pero muy pocas veces nos paramos a pensar qué clase tenemos en nuestras manos. A simple vista nos parecen todos iguales, con sus cubiertas y páginas, con su contenido y el nombre de su autor; sin embargo, no es así. Los libros también tienen una tipología que los diferencia entre sí, algunas veces llegando a converger en un mismo documento varias clases. A continuación, se muestran algunas clases de libros que permitirán al lector conocer de una forma más precisa el objeto que tiene entre manos, diferenciando si se trata de un libro curioso o de uno de divulgación, por ejemplo.

Libro acéfalo

  1. Libro al que le faltan las primeras páginas, en especial la portada; o que perteneciendo a una colección o a una obra en varios volúmenes se haya aislado de sus antecedentes.
  2. Libro que tiene cortada la cabeza, que se ha guillotinado.

Libro de actas

  1. Registro que llevan las sociedades, corporaciones, etc., en el que consignan los recuerdos adoptados en sus reuniones o juntas.

Libro agotado

  1. Libro del cual no quedan ejemplares a la venta.
  2. Libro descatalogado.

Libro amarillo

  1. Códice cuyo epígrafe está escrito con letra amarilla.
  2. Libro diplomático que contiene documentos relacionados con cuestiones sanitarias.
  3. Novelas, de carácter barato, que iban encuadernadas en color amarillo.

Libro anopistográfico

  1. Libro que tiene las hojas escritas o impresas por una sola cara, la impar.
  2. Cada uno de los libros chinos y japoneses impresos por una sola cara en tiras largas, dobladas y cosidas de forma que solo queda a la vista la cara estampada en las páginas.

Libro apócrifo

  1. Antiguamente entre paganos obra reservada a los iniciados en un culto o doctrina.
  2. Entre los antiguos esenios, libro secreto.
  3. Cada uno de los libros que, aunque atribuidos a autor sagrado, no están incluidos en el canon por la Iglesia.
  4. Entre los protestantes, libros deuterocanónicos de los católicos.
  5. Libro atribuido falsamente a un autor.

Libro beato

  1. Se designa con el nombre de Beatos los manuscritos que nos transmiten los Comentarios al Apocalipsis atribuidos a Beato de Liébana, redactados por vez primera en el año 776. Aportan frecuentemente, aunque no siempre, una copia del Comentario de San Jerónimo al Libro de Daniel y algunos otros textos íntimamente adheridos a ellos.

Libro becerro

  1. Libro en que las iglesias y los monasterios antiguos copiaban sus privilegios para el uso manual y corriente.
  2. Libro en que algunas comunidades tienen asentadas sus pertenencias.
  3. Libro en que están sentadas las iglesias y piezas que eran del Real Patronato.
  4. Libro encuadernado en piel de becerros.

Libro de bibliófilo

  1. Libro editado en número limitado y para un público restringido con numeración correlativa y de gran calidad formal.

Libro de bolsillo

  1. Dícese del libro que con propósito de mayor difusión de su contenido se edita en tamaño reducido en grandes tiradas y a precio asequible.

Libro clandestino

  1. Libro que por la índole de su contenido se imprime y difunde ocultamente burlando la autoridad.

Libro cortado o parejo

  1. Libro que carece de ceja o pestaña por haber sido refilados sus pliegos junto con las cubiertas.

Libro curioso:

  1. Libro cuyo tema es poco corriente o presenta peculiaridades de composición, encuadernación, impresión, materiales, etc.

Libro encartonado

  1. A diferencia del libro encuadernado en rústica, dícese del que lleva tapas de cartón.

Libro de divulgación

  1. Libro que se edita para difundir una materia, ciencia o arte entre el mayor número posible de personas.

Libro furtivo

  1. Libro del que se habla, pero no se sabe dónde se ha impreso.
  2. Libro cuya edición está prohibida.

Libro de horas

  1. Devocionario de los legos que contiene rezos o plegarías para todos los días del año y todas las horas del día.

Libro imaginario

  1. Libro que solo se conoce por las alusiones o citas que de él se ha hecho pero que nadie ha llegado a ver nunca, bien por no haberse descubierto o por no haber existido en la realidad.

Libro de lance

  1. Libro que se vende a precio inferior del que figura en los catálogos de librería o de editor para los de la misma edición o del mismo título.
  2. Libro de segunda mano.

Libro opistográfico

  1. Libro impreso por las dos caras.

Libro en rama

  1. Libro que no está aún encuadernado pero cuyos pliegos se hayan impresos, plegados y ordenados.

Libro en rústica:

  1. Libro cosido o encolado al lomo sin tapas y con cubierta de papel resistente o cartulina.

Libro xilográfico

  1. El libro impreso mediante planchas de madera grabadas.

 

 

Referencias

  • ArteHistoria [en línea]: http://www.artehistoria.com/ (24/09/2016)
  • La fábrica de libros, Diccionario del libro y su fabricación [en línea]: http://www.lafabricadelibros.com (24/09/2016).
  • MARTÍNEZ DE SOUSA, José. Diccionario de bibliología y ciencias afines. Madrid: Ediciones Pirámide, 1989.
  • MARTÍNEZ DE SOUSA, José. Diccionario de bibliología y ciencias afines. Madrid: Ediciones Pirámide, 1993 (2ª edición).
  • MARTÍNEZ DE SOUSA, José. Diccionario de bibliología y ciencias afines. Madrid: Ediciones Trea, 2004 (3ª edición).

Lo que nos aporta la lectura

¿Qué beneficios tiene la lectura, qué nos aporta, qué nos facilita? No es muy frecuente hacerse estas preguntas. Desde que somos pequeños, aprendemos a leer y lo concebimos como algo básico para nuestro desarrollo personal y académico. Es común que se nos o obligue a hacerlo, sobre todo cuando somos niños. Sin embargo, la lectura debería entenderse como un placer y un privilegio por todo aquello que nos aporta. En esta entrada, os presentamos cinco beneficios y datos sobre este maravilloso mundo.

  1. Es beneficioso para la salud. En la sociedad actual, todo el mundo rinde culto a los cuerpos musculados y cuidados, pero, ¿qué hay de cuidar la mente? Leer es uno de los ejercicios más beneficiosos para prevenir el envejecimiento cerebral, además de ayudar a la memoria. También se reduce el ritmo cardíaco por la relajación que produce esta actividad, lo que el cuerpo interpreta como una situación de descanso donde los procesos corporales se llevan mejor a cabo.
  2. Leer nos da acceso a toda la información que nos rodea. ¿Te imaginas vivir en un mundo donde no sabes qué te dicen, explican, sobre qué te informan o si es verídico o no? Leer nos posibilita desarrollar un espíritu crítico, ya que podemos conocer diferentes puntos de vista gracias a medios de información variados. Además, es básico para la comunicación y el desarrollo de las relaciones interpersonales.
  3. Saber leer es un privilegio. Como ya hemos explicado, leer nos permite estar informados. Sin embargo,  no toda la población mundial tiene acceso a ello. Esto provoca que las sociedades progresen de una forma más lenta, por lo que también podemos considerar que la lectura es un motor de la economía. Si las personas saben leer, podrán acceder a niveles educativos más altos, que posteriormente les permitirán desempeñar trabajos más tecnificados, valorados y mejor pagados.
  4. Permite aumentar nuestro nivel léxico ¡y no solo en nuestro propio idioma! Hoy en día tenemos a nuestro alcance cientos de libros digitalizados en otros idiomas, por lo que pueden ser un punto de apoyo muy importante en el aprendizaje de lenguas. Si por el contrario preferimos profundizar en la nuestra antes de aventurarnos con otras nuevas, leer es, sin duda, la mejor forma de hacerlo. Lo más productivo es tener un diccionario a mano para consultar las dudas que surjan. Además, de manera inconsciente, se aprenden estructuras gramaticales y aspectos sobre la puntuación o la acentuación.
  5. Ayuda a desarrollar la imaginación y la creatividad en los niños. ¿Quién no ha soñado con sus personajes y escenarios favoritos? ¿Quién no ha imaginado el final de una saga antes, si quiera, de que los libros fueran publicados? Varios estudios han demostrado que leer desarrolla partes del cerebro que pocas actividades más hacen. Éstas son las relacionadas con la imaginación, la socialización y el desarrollo creativo de las personas, sobre todo de los más pequeños. Por otro lado, leer condiciona la forma que tenemos de relacionarnos con los demás y la forma que tenemos de hacerlo.

Ahora que ya sabéis un poco más, podéis animaros a leer (o a hacerlo más si ya lo hacéis) sabiendo de primera mano a qué os enfrentáis y qué os aportará. ¡Recordad que en nuestra página de Instagram Libros Fragmentarios encontraréis múltiples recomendaciones que os facilitarán la tarea!

Breve historia de las bibliotecas

Introducción

Desde la invención del libro como formato físico, la humanidad ha tenido la necesidad de guardar este tipo de documentos en un lugar que favorezca su preservación. De esta forma, se establecieron edificios especializados con el objetivo de custodiar el conocimiento recogido y favorecer, aunque en muchos casos limitadamente, el acceso a ellos. A continuación, se recoge una breve recopilación de la historia de estas construcciones, llamadas “bibliotecas” en la mayoría de los casos, que han permitido que gran parte del conocimiento pasado pueda ser estudiado y compartido en la actualidad.

biblioteca-copia

Biblioteca del Trinity College

¿Qué es una biblioteca?

El concepto de ‘biblioteca’ se puede referir tanto a un espacio físico como a uno no físico. Etimológicamente ‘bibliotheque’ se refiere a «caja de libros o caja para guardar libros y documentos». Hasta el siglo XVIII, se utilizaba el término ‘librería’, pero, desde entonces, en los países latinos (España, Francia, Italia, etc.) comenzó a usarse el concepto de ‘biblioteca”. Sin embargo, en los países anglosajones se sigue utilizando el término ‘library’.

Sigue leyendo

“Historia Universal de la destrucción de libros. De las tablillas sumerias a la guerra de Irak”, de Fernando Báez

BÁEZ, Fernando. Historia universal de la destrucción de libros. De las tablillas sumerias a la guerra de Irak. 1ª edición. Barcelona: Destino, 2004. 386 p. ISBN 84-233-3956-8. Incluye una introducción y fotografías.

El investigador y experto en la historia del libro Fernando Báez (1963) recorre en esta obra la historia de la destrucción de los libros desde su nacimiento con las tablillas de arcillas sumerias hasta la guerra de Irak. Por su carácter temático, el volumen pertenece a una investigación rigurosa que nos permite conocer cómo a lo largo del tiempo el ser humano y los desastres naturales han provocado que gran parte del conocimiento se haya perdido. Este análisis es relativamente reciente en la materia y sigue la línea de la obra Los enemigos de los libros de William Blades (1824-1890), reeditada por Fórcola en el 2016, que heredó cuando era joven tal como recoge el propio autor al comienzo del libro. Sin embargo, la ha superado por su amplio contenido y por toda la información que ha sido capaz de reunir en relación al exterminio de libros. Además, esta obra se puede considerar la primera en relación al estudio sobre la destrucción ya que, posteriormente, en el año 2012, Báez ha publicado Las Maravillas perdidas del mundo que sigue un análisis similar al que se encuentra en su Historia universal de la destrucción de libros.

Sigue leyendo