Ética y democracia: Búsqueda de un lenguaje común para la dignidad humana

Introducción

En un mundo globalizado como el actual, en el que vivimos, hace falta una ética global que haga de la vida humana una existencia digna. Esto es lo que defiende en términos generales la filósofa española Amelia Valcárcel en su libro Ética para un mundo global. Una apuesta por el humanismo frente al fanatismo. A través de las siguientes páginas se muestra este planteamiento y se explica en qué consiste. Para ello, la exposición se centra, fundamentalmente, en los argumentos recogidos en dos capítulos: “II. Derechos Humanos: la tabla de mínimos” y “III. Moral y cultura de la democracia o la democracia como pedagogía”. Además, se realizan numerosas referencias a otras obras de la propia autora y de otros filósofos para completar el contenido.

Para Valcárcel términos como el de “tolerancia” o el de “compasión” serán fundamentales a la hora de desarrollar su argumento que girará, principalmente, en torno a la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la defensa de una sociedad democrática. Nos encontraremos respuestas a preguntas como, por ejemplo, ¿por qué es necesario una ética global? ¿Por qué la democracia garantizaría una ética global? ¿Qué es para la autora una democracia? Todas ellas permitirán al lector acercarse al objetivo de la exposición: ver la ética y la democracia como un lenguaje común que garantice la dignidad humana.

Sigue leyendo

Anuncios

¿Estamos violando los Derechos Humanos de los pobres?

¿Estamos violando los Derechos Humanos de los pobres del mundo? Sí. Esta es la respuesta que mantiene, y defiende, Thomas Pogge en el libro que lleva por título la pregunta anterior. Sin embargo, no solo contesta afirmativamente tiendo en cuenta numerosos datos, sino que aporta propuestas para solventar ese déficit de DD. HH. que critica en su obra. A continuación se exponen los puntos principales que podemos encontrarnos en el breve ensayo.

INTRODUCCIÓN

¿Qué es una violación de los DD. HH.?

Una violación de los DD. HH. sería un incumplimiento de los mismos y una relación causal por parte de los seres humanos. Se refiere tanto a la violación interaccional (llevada a cabo por agentes humanos) como a la institucional (imposición de arreglos institucionales por agentes humanos). Es decir, una violación de un derecho humano sería un crimen cometido activamente por agentes humanos.

Podríamos preguntarnos, a partir de lo dicho, si ¿un incumplimiento es igual a una violación? Un incumplimiento de un derecho humano pone de manifiesto una violación del mismo solo si hay uno o más agentes que están provocando el incumplimiento del derecho humano en cuestión, incluso cuando podían o deberían haber sabido que su conducta tendría ese resultado.

Sigue leyendo