Ética en los embarazos: el caso de Carmen Bousada

¿Es ético poner en riesgo nuestra salud a cambio de ver cumplido un sueño? ¿Y si nuestra decisión afectara también a un familiar muy cercano? Podríamos plantearnos estas cuestiones tras conocer el caso de Carmen Bousada, una española de 67 años que quiso someterse a una fecundación in vitro en EEUU. A pesar de que la clínica no realiza este tipo de tratamientos a mujeres mayores de 55 años, la gaditana mintió sobre su edad para cumplir su objetivo de ser madre. Personalmente, creo que esta decisión fue muy inconsciente y arriesgada, ya que no solo fue peligroso para ella, sino también para sus futuros hijos.

En primer lugar, opino que existió una falta de control y responsabilidad por parte de la clínica que la trató. Estos procesos son, por lo general, muy costosos, así que creo que en este caso se valoró solamente el dinero y no los posibles riesgos a los que se exponía la paciente. Además, ella también debía conocer qué peligros entrañaba este proceso y considero que, si a pesar de ellos decidió seguir adelante, su comportamiento puede tacharse de infantil e inmaduro, ya que por un simple capricho no se puede arriesgar la propia vida y menos aún la de los bebés.

En segundo lugar, creo que esta mujer debió valorar si después de dar a luz podría ser capaz de atender a sus hijos lo suficientemente bien. Opino que es fundamental tomar esta decisión únicamente cuando se sabe con seguridad que se les va a poder garantizar un buen futuro, y esta mujer, al ser tan mayor, necesitó buscar a una persona que pudiera atenderles cuando ella falleciera. Esta razón es una más entre las muchas que demuestran que este acto fue inconsciente y, en contra de lo que ella afirma, poco meditado.

Por estos motivos, creo que debería existir un mayor control en este tipo de tratamientos. Carmen Bousada afirmó que en la clínica de Estados Unidos no le pidieron ningún tipo de documentación que pudiera certificar su edad, lo que considero un error enorme. Asimismo, pienso que el ser humano debería dejar de ser tan egoísta y caprichoso. Es imposible imponerse a la naturaleza y la fisiología de las personas, y por jugar con cosas tan delicadas podemos sufrir consecuencias muy graves. En este caso, el proceso de fecundación in vitro resultó exitoso (a pesar de que los gemelos fueron prematuros), pero, ¿qué hubiera pasado si el embarazo de esta mujer no se hubiera llevado a término? ¿Hubiera sido “juzgada” de manera diferente por la sociedad? Además, si ser madre era el sueño de su vida y tenía pensado hacerlo ayudándose de este método, ¿por qué no lo hizo antes, cuando corría menos peligros?

Anuncios

“Ética y deporte”, de Pérez Triviño

PÉREZ TRIVIÑO, José Luis. Ética y deporte. Bilbao: Desclée de Brouwer, 2011.

El deporte es una de las formas de socialización que más presentes en nuestro día a día: paseamos, corremos, nadamos, jugamos al fútbol o al baloncesto, vemos las secciones deportivas de los telediarios, leemos los periódicos, asistimos a partidos u otros acontecimientos deportivos, etc. En definitiva, estamos rodeados de este mundo pero, ¿a qué problemáticas éticas nos enfrentamos cuando hablamos de estas actividades? A continuación, se recogen aquellas cuestiones que hoy en día podrían tener una mayor vigencia y actualidad en relación con la cuestión de ética-deporte tal como se recoge en la obra Ética y deporte de Pérez Triviño.

Antes de exponer algunas de las tesis del libro, ¿por qué se debería leer? Cualquier persona que quiera introducirse en el deporte visto desde una reflexión filosófica encontrará en la obra qué problemas éticos conlleva la práctica deportiva a nivel profesional o competitivo. A través de las diferentes páginas podemos encontrarnos asuntos tan importantes, y que son de plena actualidad, como el fair play, la violencia en los acontecimientos deportivos, el dopaje o los posibles avances tecnológicos que ayuden al deportista a desarrollar unas capacidades físicas superiores que le permitan alcanzar unos logros más altos. También es interesante el análisis que realiza el autor sobre la discriminación sexual que se ha dado en el deporte desde sus inicios y que se podría vincular con el desarrollo de una teoría feminista.

Sigue leyendo

“De animales a dioses”: progreso y mito en la historia

HARARI, Yuval Noah. De animales a dioses. 4ª edición. Barcelona: Debate, 2014.

***

Introducción

¿De dónde venimos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Se puede hablar de progreso en el devenir histórico? ¿De retroceso? ¿Avanza el individuo a la vez que lo hace el conjunto de la humanidad? En definitiva, ¿qué es la historia? ¿Qué se puede entender por historia? Cualquier persona, en algún momento, se ha planteado estas cuestiones y ha intentado darles respuestas. Son muchos los autores que también han reflexionado y han llevado a cabo sus planteamientos en torno a esas preguntas. Una de las propuestas más recientes en relación a esos interrogantes que se plantea la Filosofía de la Historia ha sido la del autor israelita Harari en su última publicación que lleva por título De animales a dioses.

A continuación, se recogen dos de los planteamientos que se encuentran en dicha obra y que tienen, a mi parecer, un papel destacado a la hora de enfrentarnos a esas cuestiones iniciales que tienen como fin último conocer la historia; en definitiva, encontrar una respuesta al interrogante de quiénes somos. La primera de estas propuestas ya fue defendida por el filósofo prusiano Immanuel Kant (1724-1804) en un breve escrito, Probable inicio de la historia humana (escrito en 1785 y publicado un año más tarde), que viene a exponer que la evolución de la humanidad trae consigo un perjuicio en las condiciones individuales del sujeto. Otro de los argumentos que se recogen en el libro de Harari, y que se mostrará en el ensayo, es el papel fundamental del mito en la historia a la hora de establecer la cooperación entre los individuos y el progreso resultante a partir de ella.

Sigue leyendo

Esbozo del poder político y sus límites

Si entendemos el poder político como una actividad legítima ejercida por determinados individuos cuyo objetivo es gobernar una sociedad, aquélla ha de tener ciertos límites, que cualquier sujeto deberá aceptar en un acto de empatía hacia el resto de sus conciudadanos. Ese margen que no podrá exceder el gobernante estará basado, principalmente desde mi punto de vista, en dos materias clave: el derecho y la ética.

Por un lado, el derecho, a partir de las diferentes leyes, establece una serie de límites comunes que todo ciudadano que forme parte de la comunidad debe cumplir, si no quiere ser sancionado a través de los numerosos procesos que existan en dicha legislación. Sería, por tanto, un límite objetivo que no depende del propio sujeto, sino que es superior a éste. Por otro, la ética tendría un papel destacado en establecer los límites del poder político en el sujeto que lo ejerce. Es decir, a diferencia del papel llevado a cabo por el derecho, que establece unos límites legislativos que obligan al sujeto a comportarse dentro de unas reglas, la ética marca las normas que parten del propio sujeto, de forma autónoma. Sería, por tanto, una limitación subjetiva.

Si entramos más detalladamente en el límite del poder político desde el ámbito ético, y remitiéndonos al acto de empatía antes citado, aquél tendría un peso más determinante que la propia legislación. El individuo, a partir de su propia autonomía, se autoimpone una serie de valores y reglas morales que debe cumplir por sí mismo. Por ejemplo, en la ética kantiana el imperativo categórico establece: “obra de tal forma que la máxima que guía tus acciones pueda convertirse en ley universal” y “trata a los demás, y a ti mismo, no como meros medios, sino como fines en sí mismo”. Solo en el supuesto donde los valores individuales vayan en contra del acto de empatía, el derecho tendría mayor peso para mantener los límites del poder político y no traspasarlos.

Ética y democracia: Búsqueda de un lenguaje común para la dignidad humana

Introducción

En un mundo globalizado como el actual, en el que vivimos, hace falta una ética global que haga de la vida humana una existencia digna. Esto es lo que defiende en términos generales la filósofa española Amelia Valcárcel en su libro Ética para un mundo global. Una apuesta por el humanismo frente al fanatismo. A través de las siguientes páginas se muestra este planteamiento y se explica en qué consiste. Para ello, la exposición se centra, fundamentalmente, en los argumentos recogidos en dos capítulos: “II. Derechos Humanos: la tabla de mínimos” y “III. Moral y cultura de la democracia o la democracia como pedagogía”. Además, se realizan numerosas referencias a otras obras de la propia autora y de otros filósofos para completar el contenido.

Para Valcárcel términos como el de “tolerancia” o el de “compasión” serán fundamentales a la hora de desarrollar su argumento que girará, principalmente, en torno a la Declaración Universal de Derechos Humanos y en la defensa de una sociedad democrática. Nos encontraremos respuestas a preguntas como, por ejemplo, ¿por qué es necesario una ética global? ¿Por qué la democracia garantizaría una ética global? ¿Qué es para la autora una democracia? Todas ellas permitirán al lector acercarse al objetivo de la exposición: ver la ética y la democracia como un lenguaje común que garantice la dignidad humana.

Sigue leyendo