La pasión por los libros de Michel de Montaigne

Michel de Montaigne, creador del género ensayístico en pleno siglo XVI, no pasó la oportunidad de escribir en sus famosos Ensayos sobre los libros. A lo largo del capítulo X del Libro II “Los libros”, hace un recorrido por aquellos títulos, autores preferidos y sus gustos y preferencias, que forman parte esencial de su vida y su filosofía. En las páginas que conforman el capítulo, permite que el lector conozca cómo pueden hacer que cambien una vida, la forma de ver y de entender el mundo.

La idea principal que se puede extraer del capítulo es que nuestro escritor es un asiduo lector de los clásicos. A través de las páginas nos va mostrando cómo se sirve de las lecturas, sobre todo de autores de la antigua Roma, para intentar comprender y conocer su propia persona, su propio juicio. Nos encontramos un autor que no duda en opinar de todo, aunque no tenga un amplio conocimiento sobre el tema en cuestión. También destaca su capacidad crítica, no solo hacia otros autores, sino también hacia sí mismo, pues no le importan aceptar y reconocer su propia ignorancia. Prefiere ser sabio en el arte de vivir y morir que no un teórico con un amplio surtido de conocimientos. Sigue leyendo

Anuncios

Lo que nos aporta la lectura

¿Qué beneficios tiene la lectura, qué nos aporta, qué nos facilita? No es muy frecuente hacerse estas preguntas. Desde que somos pequeños, aprendemos a leer y lo concebimos como algo básico para nuestro desarrollo personal y académico. Es común que se nos o obligue a hacerlo, sobre todo cuando somos niños. Sin embargo, la lectura debería entenderse como un placer y un privilegio por todo aquello que nos aporta. En esta entrada, os presentamos cinco beneficios y datos sobre este maravilloso mundo.

  1. Es beneficioso para la salud. En la sociedad actual, todo el mundo rinde culto a los cuerpos musculados y cuidados, pero, ¿qué hay de cuidar la mente? Leer es uno de los ejercicios más beneficiosos para prevenir el envejecimiento cerebral, además de ayudar a la memoria. También se reduce el ritmo cardíaco por la relajación que produce esta actividad, lo que el cuerpo interpreta como una situación de descanso donde los procesos corporales se llevan mejor a cabo.
  2. Leer nos da acceso a toda la información que nos rodea. ¿Te imaginas vivir en un mundo donde no sabes qué te dicen, explican, sobre qué te informan o si es verídico o no? Leer nos posibilita desarrollar un espíritu crítico, ya que podemos conocer diferentes puntos de vista gracias a medios de información variados. Además, es básico para la comunicación y el desarrollo de las relaciones interpersonales.
  3. Saber leer es un privilegio. Como ya hemos explicado, leer nos permite estar informados. Sin embargo,  no toda la población mundial tiene acceso a ello. Esto provoca que las sociedades progresen de una forma más lenta, por lo que también podemos considerar que la lectura es un motor de la economía. Si las personas saben leer, podrán acceder a niveles educativos más altos, que posteriormente les permitirán desempeñar trabajos más tecnificados, valorados y mejor pagados.
  4. Permite aumentar nuestro nivel léxico ¡y no solo en nuestro propio idioma! Hoy en día tenemos a nuestro alcance cientos de libros digitalizados en otros idiomas, por lo que pueden ser un punto de apoyo muy importante en el aprendizaje de lenguas. Si por el contrario preferimos profundizar en la nuestra antes de aventurarnos con otras nuevas, leer es, sin duda, la mejor forma de hacerlo. Lo más productivo es tener un diccionario a mano para consultar las dudas que surjan. Además, de manera inconsciente, se aprenden estructuras gramaticales y aspectos sobre la puntuación o la acentuación.
  5. Ayuda a desarrollar la imaginación y la creatividad en los niños. ¿Quién no ha soñado con sus personajes y escenarios favoritos? ¿Quién no ha imaginado el final de una saga antes, si quiera, de que los libros fueran publicados? Varios estudios han demostrado que leer desarrolla partes del cerebro que pocas actividades más hacen. Éstas son las relacionadas con la imaginación, la socialización y el desarrollo creativo de las personas, sobre todo de los más pequeños. Por otro lado, leer condiciona la forma que tenemos de relacionarnos con los demás y la forma que tenemos de hacerlo.

Ahora que ya sabéis un poco más, podéis animaros a leer (o a hacerlo más si ya lo hacéis) sabiendo de primera mano a qué os enfrentáis y qué os aportará. ¡Recordad que en nuestra página de Instagram Libros Fragmentarios encontraréis múltiples recomendaciones que os facilitarán la tarea!