La personalidad ideal

¿Qué es la personalidad? Podríamos definirla como aquello que todos tenemos como un currículum personal, lo que nos define y dice quiénes somos. Está determinada  por las experiencias personales únicas que cada uno de nosotros ha vivido como un ser humano independiente, por lo que consideramos que no existen dos personalidades iguales, ya que las circunstancias de cada uno son siempre distintas a las de los demás. Diríamos además que alguien con una personalidad ideal es capaz de encontrar un equilibrio positivo entre su mente y su corazón, aquel que consigue valorarse a sí mismo, que confía en sus posibilidades, alguien que no se deja influir por los comentarios exteriores, que tiene un claro y definido proyecto de vida y pretende llevarlo a cabo de manera realista.

Tras esta reflexión inicial pueden surgir en nosotros diversas dudas: ¿por qué debemos alcanzar una personalidad ideal?, ¿por qué intentamos planear y controlar todo aquello que nos rodea, sin dejar que las cosas sucedan sin motivo alguno?, ¿por qué no aprendemos a disfrutar de los pequeños detalles y cosas de la vida?, ¿por qué deberíamos seguir un decálogo para ser perfectos, psicológicamente hablando?, ¿por qué unas simples “instrucciones” escritas en un papel deberían condicionar cómo somos, sin dejarnos actuar libremente tal como sentimos que debemos hacerlo en cada momento?. Y lo que es aún más importante: ¿por qué no somos capaces de ver que lo que realmente nos hace diferentes es aquello que a la vez nos hace especiales?

(Página del artículo de la reflexión: La personalidad ideal).

Anuncios